lunes, 10 de octubre de 2016

Al abrir los ojos ya llega la semana de Receso Escolar.

Y esta es la vida del educador escolar ( de Calendario B en Colombia) . Inicia su preparación escolar en Agosto emocionado de recibir los nuevos estudiantes y ya para Septiembre puede que esté quemado.

Es cierto que los docentes no somos muy amigos de la semana de receso. Pero la verdadera razón está detrás de las rutinas escolares que se pierden en una semana. A mi blog lo estoy pensando todo el tiempo, he creado un archivo en donde ingreso temas de los cuales me gustaría compartir. Pero en este momento aprovecho para hablar de mis pensamientos y perspectivas sobre la semana escolar.

Creo que para mis colegas preescolares la semana de receso no es un descanso. Los niños en edad preescolar han pasado el tiempo con personas que tienen sentimientos de culpa al no verlos. Por lo que después de la semana de receso los niños regresan a probar los límites en los acuerdos y las normas del salón creados con ellos.

Pero por otro lado, disfruto mucho el reencuentro con los otros colegas docentes sin la presión de llegar a un salón a dar clase. Es el momento de aprender para mi mejoramiento profesional.

Este año lectivo, compartí esta emoción de mejora profesional con los padres de mi grupo. De la misma forma que compartí mis expectativas de como debían llegar mis estudiantes. No era una tarea o asignación en casa como le llamo yo. Era una sugerencia.

Mientras tanto, en esta semana recargare mi luz, mi energía, mi saber y mi optimismo.

Es solo un Receso Escolar, No un Receso Profesional.